Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Don Emilio Rodríguez Demorizi

0

CALLES Y AVENIDAS / POR ÁNGELA PEÑA

En la ciudad de Santo Domingo existe una inmensa cantidad de calles sin nombres, algunas conocidas solo por letras y números. Sin embargo, parece que ha resultado imposible para el Ayuntamiento del Distrito Nacional encontrar una que honre la memoria del más prolífico historiador dominicano de todos los tiempos, quien, por lo demás,  falleció ostentando la presidencia de ese honorable cabildo.

Se trata de Emilio Rodríguez Demorizi, autor de alrededor de 120 libros que a la hora de su muerte era también presidente de la Academia Dominicana de la Historia y de la Sociedad Dominicana de Geografía.

El Ayuntamiento ha tenido esa intención y ha emitido dos resoluciones al respecto. La primera fue en 2004 y otra en 2006, pero hasta la fecha no figura en la geografía de la Capital la identidad de quien acumuló merecimientos y virtudes suficientes para que su obra y figura reciban este tributo, quizá sencillo comparado con el valor de sus aportes bibliográficos y servicios a la patria.

El 22 de septiembre de 2004 se decidió que la Calle P, de La Castellana, se denominara Emilio Rodríguez Demorizi, pero no se acató. Dos años después, el 9 de junio de 2006, el Ayuntamiento resolvió bautizar como Emilio Rodríguez Demorizi”la calle que hoy lleva el nombre de Fray Cipriano de Utrera, ubicada en el Centro de los Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo, vía que pasa frente al edificio del Ayuntamiento del Distrito Nacional,  y denominar Fray Cipriano de Utrera la calle que lleva el nombre de Cub Scout, en Naco, entre la Roberto Pastoriza y la 27 de Febrero.

Ninguno de estos nombres han sido modificados y el admirado Don Emilio no ha alcanzado esta distinción justa.

Le honra la biblioteca del Instituto Tecnológico de Santo Domingo, y su nombre es obligado en casi toda la documentación del Ayuntamiento del Distrito Nacional que concluye sus fallos con Dado en la Sala de Sesiones Licenciado Emilio Rodríguez Demorizi.

Otros valiosos homenajes rendidos a él fueron la publicación de testimonios de notables intelectuales recogidos en un número de la revista Clío, órgano de la institución a la que dedicó sus mejores esfuerzos desde 1955: la Academia Dominicana de la Historia. Se publicaron trabajos del obispo Hugo Polanco Brito, de Carlos Dobal, José Israel Cuello, Frank Moya Pons, Porfirio Herrera Báez y todas las crónicas y editoriales funerarios.

Él escribió más libros  que los años que vivió, significó Dobal. Cuello destacó la actuación de Rodríguez Demorizi junto a Caamaño en la Guerra de Abril y dijo que el inagotable historiador llegó a escribirle discursos en la época de esta contienda que le llevó a su único hijo varón que, bisoño, cae en San Carlos bajo fuego enemigo. Se refiere a José Antonio Rodríguez Soler.

Para Moya Pons, Emilio Rodríguez Demorizi fue el más alto modelo de la abnegación que haya dado el país desde los días de Pedro Henríquez Ureña.

Aseveró que sin los libros de don Emilio no es posible escribir la historia dominicana de forma moderna y  razonable.

Otros  son las obras bibliográficas publicadas por Editora Taller en 1984, y por Orlando Inoa. Esta última también iconográfica.

Prestigió el cabildo.  En una de las reseñas se destacó que Emilio Rodríguez Demorizi prestigió el cabildo capitaleño. Y agrega: A muchos les habrá parecido raro que Emilio Rodríguez Demorizi, un intelectual brillante, el historiador más ilustre dominicano, aceptara el cargo de regidor del Ayuntamiento de Santo Domingo, con el cual alcanzó la posición de presidente del Ayuntamiento. Y concluye: Si no le preguntaron nunca el motivo y él no lo aclaró en algún momento, es fácil deducirlo: Rodríguez Demorizi aceptó, para prestigiar el cabildo queriendo restituirle la fuerza de sus mejores tiempos.

Cuando murió don Emilio la bandera del cabildo ondeó a media asta.

Padre de la historia contemporánea. Nació el 14 de abril de 1906 en el municipio de Sánchez, hijo de Félix Francisco Rodríguez y Genoveva Demorizi Campos.

Rodríguez Demorizi realizó sus primeros estudios en La Vega y posteriormente se trasladó a Santo Domingo, donde se graduó de licenciado en Derecho en la Universidad de Santo Domingo.

Cargos.  Fue, además, abogado ayudante del Procurador General de la República, director de Asuntos Haitianos de la Cancillería, rector y catedrático de la Universidad de Santo Domingo, profesor de la Academia Militar Batalla de Las Carreras, Ministro Plenipotenciario en Colombia e Italia y embajador en Nicaragua, Costa Rica y España; secretario de Interior y Policía, director en tres ocasiones del Archivo General de la Nación, secretario de Estado de Educación, presidente  de la Logia  Cuna de América. Además del castellano, hablaba francés e italiano.

Este autor de obras de política, poesía, arte, milicia, periodismo, folclor, geografía, historia, mineralogía, agricultura, derecho, gramática y decenas de biografías fue galardonado con los premios Nacional de Literatura, Miguel de Cervantes, Premio de la Academia de Ciencias y otros.

Estuvo casado con Silveria Rodríguez Castellanos, madre de su hija Clara. Un derrame cerebral terminó con su vida  el 27 de junio de 1986.

José Francisco Peña Gómez habló ante su cuerpo exánime expuesto en la Academia de la Historia junto al que montaron guardia Julio Genaro Campillo Pérez y Manuel de Jesús Mañón, mientras  Polanco Brito pronunciaba una oración frente al féretro. Manuel de Jesús Goico Castro leyó el panegírico en el camposanto.

Juan Bosch, Joaquín Balaguer, el entonces presidente Salvador Jorge Blanco y su esposa Asela Mera de Jorge, Pedro Troncoso Sánchez, Porfirio Herrera Báez acudieron también a despedirle entre floreos, honores de estilo, disparos de salva, toques de corneta e interpretación del Himno Nacional.

La calle.

En los lugares donde las dos resoluciones dicen que las calles serán bautizadas con el nombre de Emilio Rodríguez Demorizi, no figuran. Tampoco en mapas de la ciudad.

Para más seguridad, se consultó en la base de una reconocida línea de taxis cuyos planos están muy actualizados. Después de investigar respondieron: No existe, no la conocemos. Jamás la hemos oído mencionar”.

Publicado en: HOY, 26 de enero de 2013

Share.

About Author

Leave A Reply