Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Aportes de Juan Bosch al conocimiento histórico

0

POR MIGUEL ANGEL FORNERÍN

Juan Bosch, el fundador del cuento moderno en Santo Domingo, realizó importantes aportes al conocimiento del pasado dominicano y caribeño, pero no fue un historiador. Quienes confunden el trabajo de Bosch con la historiografía no toman en cuenta la especificidad de la obra del autor de La Mañosa. Su primera incursión en la representación del pasado la hizo muy joven, con la publicación de una serie de leyendas, Indios: apuntes históricos y leyendas (1935). Con ellas, Bosch seguía la tradición romántica de buscar la identidad a través de los relatos de la vida de los aborígenes quisqueyanos. Luego, Bosch publica la introducción a uno de los primeros libros que escribe Juan Isidro Jimenes Grullón, La República Dominicana, historia de su pasado y su presente (1940). Esta obra de la tradición de La alimentación y las razas y Paz en la República Dominicana, de José Ramón López, y El derrumbe (1916), de Federico García Godoy, es el primer análisis histórico-sociológico que le da base a la fundación del Partido Revolucionario Dominicano en Cuba. Lo que postula Bosch en ese prólogo, no es materia de este ensayo.

Después de dicho lo anterior, debo explicar por qué entiendo que Juan Bosch no era un historiador. En primer lugar, porque la historiografía es una disciplina que se estudia en las universidades desde hace más de un siglo. Tiene sus métodos y su teoría. Y no todas las personas que escriben libros que tratan tema sobre el pasado, o la Historia, deben llamarse historiadores.

Sin embargo, se puede hacer aportes al conocimiento del pasado y de la Historia sin ser historiador, es decir, sin el estudio sistemático propio de la disciplina historiográfica. Juan Bosch fue, entre otras cosas, un ensayista que escribió libros sobre figuras del pasado (David, Judas Iscariote, Hostos, Bolívar, Trujillo, Máximo Gómez, Pedro Santana) y realizó un ensayo crítico sobre la formación clasista de la República Dominicana y otro sobre el Caribe como frontera de los imperios europeos.

El corpus de la obra de Bosch dedicada al pasado es amplio. Lo constituyen obras de temas bíblicos que tratan importantes personajes como David, biografía de un rey (1963), Judas Iscariote (1955), Bolívar y la guerra social (1966), El Napoleón de las Guerrillas (1977). Así como Trujillo causas de una tiranía sin ejemplo (1959), Composición social dominicana (1970), De Cristóbal Colón a Fidel Castro, el Caribe Frontera imperial, (1970), entre otras.

El primer estudio significativo de Bosch en el campo de la historia es el libro Trujillo causas de una tiranía sin ejemplo (1959). Esta no es una biografía de Trujillo ni un libro de historia, es un ensayo de historia crítica en el que domina como focalización la figura de Trujillo. No es un panfleto contra el dictador, sino un trabajo científico realizado con el interés de explicar las causas de la dictadura que gobernaba en República Dominicana y contra la que él luchaba. Esta no es la primera obra dominicana que busca explicar el autoritarismo dominicano personalizado, es, por lo contrario, una continuación de la intelectualidad liberal dominicana de dar una explicación a los distintos eventos de ese autoritarismo.

Lo más importante, a mi manera de ver, es una postulación provisional que realizo, que este libro hace un aporte al estudio de la personalidad de Trujillo, no solo a partir de una base social, sino desde el punto de vista psicológico. Interesante, porque muestra que Bosch estaba influido por la historia de las mentalidades, que se desarrolló en la década del cuarenta y el cincuenta en Francia y por la influencia de la psicología en los estudios historiográficos que van a tener en Michel Foucault, Historia de la clínica (1961) y Frantz Fanon, Piel negra, máscaras blancas (1952). Aunque el libro de Bosch no tiene relación directa con los anteriores está dentro de esta vertiente. El mismo Bosch insistió, tiempo después, en la necesidad de realizar un estudio del perfil psicológico de Trujillo, que él había comenzado y que debía realizarlo, según él, un profesional de la Psicología. Lo que deja dicho que Bosch entendía que no era un psicólogo, pero entró en el tema con la libertad que tiene un ensayista de plantear cuestiones sin necesariamente llegar al fondo del asunto.

Otro elemento novedoso en la aproximación de Bosch a la figura de Trujillo es buscar las causas de la tiranía en la lucha de clases, unida a la personalidad de Trujillo. Bosch balbuceaba en su enfoque clasista del origen de la situación dominicana. En este libro se había alejado de su primera impresión (1940), basada en la lucha de los campesinos y los pueblistas, con lo cual valoraba al campesino dominicano, concepción política que domina su poética. Finalmente, Bosch veía en la cultura dominicana, en su formación social, la procedencia de Trujillo. Muchas veces repitió que el dictador salió de la realidad social del pueblo dominicano. Y eso, que Trujillo no fue un fenómeno aislado de nuestra sociedad, parece un postulado aceptado por todos.

El tema clasista es llevado a la práctica por Bosch en sus discursos, por lo que podemos pensar que la visión de clase de Bosch impulsaba su práctica política. Esto se puede aquilatar en la ley de la plusvalía a favor de los obreros dominicanos, así como en muchas de sus actuaciones, como la Constitución de 1963. Bosch une la reflexión que realiza de la sociedad dominicana a su accionar político. Su discurso crítico, que toma como base la Historia, pasa por su análisis de la situación dominicana en la coyuntura de 1963-1965 y aparece en el libro Crisis de la democracia de América en la República Dominicana, (escrito en Luquillo Puerto Rico) también va acompañado de Bolívar y la guerra social (escrito en Aguas Buenas, Puerto Rico). La lucha de clases, según el marxismo, es el motor que mueve la Historia. En esas obras, Bosch no usa las categorías clásicas del análisis marxista, pero usa categorías “populares”, no sociológicas, para designar esa lucha.

En la coyuntura post Guerra de Abril e inicio del terrorismo de Estado puesto a funcionar por Joaquín Balaguer en el periodo 1966-1978, Bosch radicalizará su visión sobre la sociedad dominicana. Los primeros escritos aparecen en la Revista ¡Ahora!(1968) y luego termina su libro Composición social dominicana: Historia e interpretación (1970), que su ensayo histórico más importante en el contexto dominicano y que ha traído las críticas de los historiadores. Esta obra debe ser estudiaba, pero no como un libro de Historia, sino como un ensayo histórico-crítico. Creo que esa fue la idea fundacional sobre el libro que tuvo el autor. Bosch nunca se creyó un historiador, sino un pensador de la Historia. No una historia académica, sino una interpretación que pudiera ayudar a la práctica política. Si el libro antes citado de Jimenes Grullón fue la obra que le da fundamento al Partido Revolucionario Dominicano, Composición social dominicana le da a Bosch el conocimiento para abandonar ese partido y crear el Partido de la Liberación Dominicana.

Publicado en: Hoy / 16 de agosto de 2014

Share.

About Author

Leave A Reply