Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Afortunadas coincidencias históricas

0
Rafael Chaljub Mejìa

Rafael Chaljub Mejìa

EL DÍA / 8 DE JULIO DE 2016 / POR RAFAEL CHALJUB MEJÍA

La lucha del pueblo dominicano por salvaguardar su soberanía y su independencia nacional viene de lejos.

Es un movimiento continuo que como un hilo atraviesa la historia de la República y esto se probó una vez más en la resistencia contra la ocupación yanqui de 1916 a 1924, con la presencia de nombres y personajes específicos de jornadas patrióticas de antaño.

Ejemplos. Francisco Peña -Pancho-, antiguo soldado de la Restauración en 1863, residía en la loma de Guayacanes, Mao, y al enterarse de que los norteamericanos habían invadido el país por Montecristi y marchaban hacia Santiago, Peña, con sus ochenta años a cuestas, bajó de la montaña, se puso a las órdenes del valeroso capitán Máximo Cabral, quien junto a Carlos Daniel y otros patriotas organizaba la resistencia armada y el 3 de julio de 1916 Peña cayó peleando en el combate de La Barranquita.

Emiliano Tejera, personaje de luces y de sombras, se opuso a los planes anexionistas impulsados por el presidente Buenaventura Báez durante la dictadura de los seis años, de 1867 a 1874, y aunque manchó su nombre al promover la fatídica Convención Domínico-Americana de 1907, cuando se produjo la ocupación, Tejera reivindicó su nombre, y sobresalió como uno de los paladines de la consigna patriótica de la Evacuación Pura y Simple.

Manuel María Castillo, tal lo había hecho su padre Manuel Castillo, al levantar su pueblo contra la ocupación haitiana y en respaldo a la proclamación de la República en 1844, encabezó el pronunciamiento y la consiguiente liberación de San Francisco de Macorís el 3 de septiembre de 1863 contra los españoles.

Uno de los próceres insignes de la Restauración. Luego vivió como un patriota, y en 1920, cuando se creó la primera Junta Nacionalista en la región Norte, con sede en Macorís, fue precisamente ese prócer quien ostentó la presidencia de la misma. Murió un año después con el dolor de dejar su patria ocupada por tropas extranjeras, pero fue otro ejemplo vivo de continuidad del ideal de patria independiente y soberana.

De la misma forma en que Gregorio Urbano Gilbert, héroe de la resistencia de 1916, con su presencia en la guerra patria de 1965 contra la otra ocupación yanqui, reforzó la idea de que la lucha nacional es un movimiento continuo y único y así será hasta la definitiva e irrenunciable independencia.

rchaljub[@]hotmail.com 08 julio, 2016

 

Share.

About Author

Leave A Reply