Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Combatiente Manuel Ramón García Germán: Durante Abril no se perdió ni un alfiler

0
García Germán en la explanada frontal del cuerpo de bomberos de Santo Domingo, donde se entregaron las armas al pueblo.

García Germán en la explanada frontal del cuerpo de bomberos de Santo Domingo, donde se entregaron las armas al pueblo.

LISTÍN DIARIO /  POR JUAN EDUARDO THOMAS 

Las entidades financieras en la zona fueron dinamitadas previendo el ingreso de las tropas del CEFA, de San Isiddro, o de los norteamericanos que habían llegado al país el 28 de abril.

Santo Domingo.- Bajo la custodia de Manuel García Germán, Moncho, como es conocido por sus allegados, se encontraban los bancos comerciales de la ciudad colonial y los almacenes de comida de los alrededores.

Ni la sublevación de los militares el 24 de Abril, ni la consecuente salida a las calles del pueblo exigiendo el respeto a la Constitución de 1963, ni mucho menos los combates producidos por la invasión militar estadounidense el día 28, fueron excusas para que de dichos establecimientos se perdiera un solo alfiler, cuenta García Germán.

Sus días en la epopeya del 65 del pasado siglo, al igual que los de muchos dominicanos, cambiaron la historia más reciente de la República Dominicana.

Los militares constitucionalistas, y esta parte habían sido asignadas a García Germán, dinamitaron los bancos que se encontraban en la zona, previendo la posible entrada de los militares de San Isidro y de los invasores norteamericanos.

De estas entidades financieras no se perdió un peso durante la guerra de abril, de acuerdo a su testimonio. La expectativa ante la inminente entrada de las tropas invasoras lo llevó a pensar en una salida que no contemplo, ni antes ni después de la guerra: el suicidio.

“Preso no iba”, de tal forma que guardó una bala para sí mismo. En caso de verse en el precipicio del asesinato, o de ser arrestado, halaría el gatillo de su arma de reglamento y la usaría contra su ser.

“Fue la primera y única vez que pensé en el suicidio. Y mira que era un hombre feliz, pero preso no iba”, dijo mientras recordaba que durante la guerra tenía a su esposa en estado de embarazo.

La distancia entre los militares y el pueblo fue borrada cuando los oficiales, que habían sido formados durante el régimen de Rafael Leónidas Trujillo Molina, entregaron al pueblo armas para la lucha, cesando de esta forma el clamor de quienes a viva voz pedían “armas para el pueblo” y “retorno a la Constitución”.

ATAQUES DEL 15 Y 16 DE JUNIO DE 1965 

Con estos ataques murieron 83 personas 

Una reflexión que llega de manos de este combatiente de Abril es la siguiente: “Los ataques del 15 y 16, fueron despiadados en contra de la población civil, fundamentalmente”, dice García Germán. “Ellos podían matarnos, (de ingresar con todas sus tropas a la Zona Colonial) pero no iban a salir ilesos. Iban a perder muchas vidas”.

Los ataques del 15 y 16 de junio se produjeron después de que la población civil hiciera una marcha pacífica el 14 de junio, en la zona de los constitucionalistas. ”

“ARMAS PARA EL PUEBLO”

24 NOCHE 
La noche de 24 entregó las armas al pueblo.

ENCARGADO DE EDIFICACIONES

BANCOS Banco de Reservas y el Popular ALMACENES: Se encargaba de vigilar los establecimientos de comida.

CONFIANZA: Era uno de los hombres de confianza de Caamaño.

CREENCIAS No era catorcista, ni comunista, es católico.

FORMACIÓN: Al igual que los demás militares, García Germán fue formado durante la tiranía de Trujillo.

JUVENTUD: Por su forma de ver las cosas contribuyó con el movimiento conspirativo.

RESIDENCIA Estableció residencia en Gazcue, donde se mantiene hasta el día de hoy.

CORAJE Es reconocido entre sus compañeros de armas como un hombre valiente y honrado, al servicio del país.

APOYO EXTRANJERO

Soldados amigos. Junto a los dominicanos, ciudadanos haitianos e italianos lucharon por el retorno de la constitucionalidad.

EXTENDER LA GUERRA.

Activar provincias.  El 14 de junio se preparaba para extender la zona de batalla a las provincias.  Comenzó por San Francisco.

Share.

About Author

Leave A Reply