Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

¿Heredamos el lenguaje gestual de los indios?

0
Heredamos_el_lenguaje_gestual_de_los_indios_01

En la cueva Hoyo de Sanabe estas figuras humanas presentan expresiones diferentes con las manos.

HOY / POR DOMINGO ABREU COLLADO

Dentro de la herencia genética indígena que poco a poco se ha ido descubriendo en el Caribe pudiera estar la herencia gestual, es decir, del lenguaje de los gestos, tan usado en los dominicanos hasta evidenciarse como una de las características que nos diferencian de otros pueblos.

Atendiendo a la información dejada por Bartolomé de las Casas, por ejemplo, nuestros aborígenes tenían gran empleo de los gestos y las manos para la comunicación entre sí y luego con los españoles.

Expresión gestual shamánica en la cueva número 1 de El Pomier.

Expresión gestual shamánica en la cueva número 1 de El Pomier.

El empleo de las manos, las posiciones, los gestos y los movimientos corporales utilizados por nuestros indios son muy visibles también en las pinturas rupestres que abundan en nuestras cuevas, habiendo logrado éstos expresiones plásticas de gran impresión por la notable intención de comunicación. Entre algunos de los pasajes que pueden citarse de la obra de Bartolomé de las Casas “Historia de las Indias”, en los que éste llama la atención sobre ese hecho está el siguiente: “Traían en las narices unos pedacitos de oro; preguntóles el Almirante por señas dónde había de aquello; respondían, no con la boca, sino con las manos, porque las manos servían aquí de lengua, según lo que se podía entender…”.

Fray Bartolomé de las Casas hizo notar esa característica de nuestros indios en varios pasajes de su “Historia de las Indias”, lo que sugiere que no era común en los españoles dicha característica.

En los primeros capítulos de esa “Historia de las Indias”, Las Casas –al referirse al descubrimiento de la isla de Cuba – indica “(y creía que Cuba era la isla de Cipango, según las señas que entendía (Colón) darles los dichos indios de su grandeza y riqueza, por la relación y pintura,…”.

En otro pasaje de la misma obra, Las Casas menciona que “Anduvo hasta hora de vísperas, y vido otro río muy más grande que los que había visto, según que los indios por señas le dieron a entender, cerca del cual vieron buenas poblaciones de casas,…”.

Lógicamente, muchas veces el lenguaje gestual y de señas empleado por los indios no era suficiente y se malentendían algunas cosas, como en el siguiente caso: “…y lo que dijo Martín Alonso que los indios decían que del susodicho río a Cuba había cuatro jornadas y que debía ser alguna ciudad, manifiesto parece cuánto al revés entendían de lo que los indios por señas les hablaban, porque aquella Cuba no era la isla toda,…”.

En otra parte de la “Historia de las Indias”, Bartolomé de las Casas escribe: “Entendieron de las señas que aquellos indios daban, que antes de tres días vernían muchos mercaderes de la tierra adentro a comprar de las cosas que traían los cristianos, y que darían nuevas del rey de aquella tierra, el cual colegían de sus señas y meneos que estaría de allí cuatro jornadas, y que ellos habían enviado mensajeros que le hiciesen saber de la venida del Almirante y de los cristianos”.

Dentro de las descripciones geográficos que los indios daban a Colón también los gestos eran utilizados en abundancia: “… y parecía que se apartaba la tierra de Cuba de la del Bohío, según le daban a entender por señas los indios que llevaba, y por la estimación del Almirante debía ser esta isla Española, la cual debían de ver desde allí;…”.

Por eso no es de extrañar que en el arte rupestre de nuestras cuevas las manos hayan sido utilizadas de manera tan expresiva.

Es decir, si nuestros indios recurrían a un lenguaje de gran componente gestual utilizando las manos y el resto del cuerpo, es lógico que a la hora de expresarlo gráficamente en las paredes de las cuevas tanto las manos como el resto del cuerpo aparezcan bien destacadas. Pero por otro lado –que es como comenzamos este artículo – cabe hacer notar que ese lenguaje de la gesticulación tan utilizado por los dominicanos sea parte de la herencia genética aborigen que se estudia actualmente en el Caribe, y sobre la que algunos investigadores insisten en ser abundante, de mucha mayor presencia de lo que se creía anteriormente dándose preeminencia a la presencia genética española y africana.

Ese, el lenguaje corporal y de las manos, también tiene mucho por ser estudiado en el arte rupestre de nuestras cuevas.

7 DE JULIO DE 2007 

Share.

About Author

Leave A Reply