Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Basílica Menor de Nuestra Señora de la Encarnación (Catedral) (I)

0
Generalmente, las catedrales están orientadas este -oeste para que los feligreses contemplen el sol naciente, símbolo de Cristo resucitado. (Maria Cristina de Carias)

Generalmente, las catedrales están orientadas este -oeste para que los feligreses contemplen el sol naciente, símbolo de Cristo resucitado. (Maria Cristina de Carias)

DIARIO LIBRE / 2 DE OCTUBRE DE 2015 / POR MARÍA CRISTINA DE CARÍAS Y CÉSAR IVÁN FERIS IGLESIAS

El título “Primada”, concedido a ciertas catedrales, es de gran dignidad e importancia y le fue concedido a la catedral de Santo Domingo, por ser la primera erigida en América.

La basílica Menor de Nuestra Señora de la Encarnación es la catedral primada de América. La catedral es el asiento del obispo y la sede central de la diócesis. La palabra se deriva del latín: “cátedra”, es decir asiento. Cuando la catedral posee mas iglesias diocesanas que son sus sufragantes, se denomina “Metropolitana”, como es el caso de la nuestra. El título “Primada”, concedido a ciertas y determinadas catedrales, es de gran dignidad e importancia y le fue concedido a la catedral de Santo Domingo, por ser la primera erigida en América.

La catedral es regida por el capítulo secular de la iglesia, y posee las dignidades de preboste, deán, preceptor, canciller, tesorero etc. La antigua costumbre de las viviendas del clero alrededor de la iglesia, a la manera del convento, se preservó en Santo Domingo.

La función de la catedral es la de servir a Dios en la comunidad, a través de su posición jerárquica y organizadora. El edificio en sí, simboliza la gloria de Dios y de su iglesia. Generalmente el edificio de la catedral es el más impresionante y prestante de la ciudad, están orientados en sentido este-oeste, para que los feligreses contemplen el sol naciente, símbolo de Cristo resucitado. El plan arquitectónico tiene forma de cruz, esta forma es a la vez funcional y simbólica, el simplismo se refiere a la cruz en donde el Salvador fue crucificado y en su función, permite que el edificio sea dividido en secciones, para diversas actividades, o que sea ocupado simultáneamente por el clero, el coro y los fieles.

El término Basílica es usado por juristas canónicos y litúrgicos, como un título asignado por medio de concesión formal o costumbre inmemorial, a ciertas iglesias importantes, en virtud del cual, gozan de privilegios de carácter honorífico. Las basílicas son categorizadas en mayores y menores.

A estas basílicas menores, les son conferidos privilegios, tales como la precedencia sobre las otras iglesias, el derecho al “conopaeum”, la campana y la “capa magna”. La primera es una especie de sombrilla que junto con la campana, se llevan en la procesión, a la cabeza del clero en ceremonias de estado. La segunda es usada por los canónigos y miembros del capitulo colegial, si son seculares, para asistir a los oficios divinos. La forma del canopaeum, hecha de seda roja y amarilla, se ve claramente en el escudo del cardenal camarlengo, sobre las llaves cruzadas.

Nuestra catedral fue comenzada a construir a partir del primer cuarto del siglo XVl, siguiendo el modelo de la catedral madre de Sevilla, en donde la altura de las naves laterales, es casi la misma de la nave central. Definiéndose esta topología como iglesia de salón. El ancho de la nave central es de 10.80 metros. Y es justo el doble del ancho de las dos naves laterales.

La iglesia catedral de Santo Domingo, dedicada a Nuestra Señora de la Encarnación y elevada a la categoría de Basílica menor, es un bellísimo modelo de iglesia de planta basilical, constituida por tres naves y capillas, construidas entre los contrafuertes que sostienen las bóvedas que cubren las naves.

Es un interesante modelo de construcción que muestra los sistemas empleados en los tiempos originales y a los que luego se fueron incorporando nuevos estilos arquitectónicos, que se sucedieron a lo largo de los años que duro la construcción. De esta forma en sus inicios, en el primer cuarto del siglo XVl, se utilizoóel más puro estilo gótico isabelino, con detalles arquitectónicos de periodos anteriores como el románico y el mudéjar.

Con la llegada de su segundo obispo nombrado y primero en ocupar la sede, monseñor Alejandro Geraldini, se fueron agregando elementos del renacimiento italiano, propios de la corte y del país de donde procedía el obispo. Así vemos que son góticas las estructuras fundamentales de la edificación que sostienen las espectaculares bóvedas nervadas que cubren la nave central y los laterales; así como el área del amplio presbiterio, al igual que algunas de las capillas laterales, siendo estas últimas, producidas en el ultimo período de construcción de la iglesia, en donde se utilizaron las nervaduras del estilo gótico, tanto como elemento estructural como ornamental. De igual modo sucede en el coro alto de la iglesia de los dominicos de esta ciudad.

En el presbiterio de la catedral se encuentra un lucernario en forma de arco de herradura, del repertorio mudéjar que corona este espacio.

Los demás lucernarios del presbiterio tienen parteluces con columnitas de fuste torneado, a la manera románica. Del mismo modo sucede con la mayoría de los fustes de columnas de la nave central, a excepción de las primeras, cuyo fuste esta constituido por un haz de nervaduras o columnitas que recuerdan los góticos, en donde las nervaduras de las bóvedas se proyectan en sentido vertical, al modo de las dos que corresponden al arranque del presbiterio.

Las principales capillas que corresponden a los tramos más orientales de la iglesia, fueron modificados con la presencia del obispo Gerldini, sustituyéndose las bóvedas nervadas originales que cubrieron estas capillas, por nuevas cubiertas en forma de cúpula, a la manera clásica, apoyadas sobre pechinas, en los ángulos principales del espacio.

Estas pechinas están realizadas en forma de conchas veneras, por el simbolismo de un antiguo repertorio oriental, que significa dignidad, en el espacio en que estas aparecen. Algunas de estas cúpulas están ornamentadas con guirnaldas de flores y frutos, a la manera italiana. Otras cúpulas presentan nervaduras en forma de bandas o cintas, más ornamentales que funcionales.

Share.

About Author

Leave A Reply