Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

La galleta de Petán y la Dictadura del Silencio

0
Teniente General J. Arismendy Trujillo Molina. (Fuente externa)

Teniente General J. Arismendy Trujillo Molina. (Fuente externa)

DIARIO LIBRE / 28 DE SEPTIEMBRE DE 2015 / POR BIENVENIDO ROJAS

SANTO DOMINGO. El incidente de Petán Trujillo, hermano del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, y el paracorto importado André Rodgers, del Escogido, no fue citado en la reseña del juego por el periodista Juan E. Gautreaux en El Caribe.

En un excelente relato, Gautreaux destacó cada uno de los episodios donde los Leones del Escogido le ganaron 4-2 a Licey, y empataron a cuatro la serie final, donde un jonrón de Felipe Alou en el quinto inning fue clave.

El hecho ignorado: En el sexto episodio, el refuerzo norteamericano de los melenudos, André Rodgers, fue golpeado por el lanzador azul, Billy Smith, y marchó hacia la lomita donde cargó contra su agresor y, de inmediato, como ocurre siempre en estos casos, se vaciaron los bancos.

Lo que recordó Cuchito: El 3 de enero del 2009, Mario Álvarez Dugan (Cuchito) escribió en El Nacional: “No recuerdo con detalles como estaba el partido, pero sí que era en sus postrimerías. Un pitcher zurdo del Licey, que creo que Bobby Smith era su nombre, le dio tremendo bolazo a André Rodgers, el bahameño torpedero y antesalista del Escogido. Rodgers le marchó al pitcher azul, pero la intervención de los jugadores de ambos equipos limitó el pleito a puras discusiones.

Rodgers se fue a la primera base y, sorpresivamente, Petán Trujillo bajó al terreno. y se dirigió a la zona de primera base. Qué se habló allí, qué se discutió, es algo que ignoro, pero lo que sí el público vio fue cuando Petán, por encima de Norman Larker, primera base del Licey, le tiró un golpe a Rodgers….”.

Dictadura del silencio: Todavía hay espectadores de primera fila que temen hablar sobre lo ocurrido antes y durante el feo momento que protagonizó Petán, y esto ha creado muchas anécdotas.

El Licey había llegado a la serie final con sus arcas agotadas y a punto de no poder disfrutar del juego de algunos de sus refuerzos, como el lanzador Pete Burnside.

Marina lo sugirió: Marina Trujillo, hermana del Dictador y una ferviente fanática azul se acercó a la directiva a sugerirle que invitaran a su hermano Petán para que ofreciera regalos a los jugadores, y de esa forma los motivaba para terminar la serie ese mismo día.

Petán fue al estadio, bajó al terreno, y ofreció regalos para cuando finalizara el partido.

Con relación al momento en que ocurrieron los hechos, al parecer algunos de los acompañantes y guardaespaldas de Petán, al ver la acción de Rodgers, comentaron por lo bajo que esa era una falta de respeto y un insulto a la fanaticada y al béisbol.

Petán bajó al terreno acompañado de los señores Abraham E. Santamaría Demorizi, director general del Palacio Radio Televisor La Voz Dominicana y del doctor José Ángel Saviñón, e insultó a Rodgers en español, y éste le respondió se supone que en un mal español, y entonces se produjo la famosa galleta.

Petán lo confundió: Se comentó que Petán lo confundió con un “cocolo” de San Pedro de Macorís, y le “soltó” la galleta, Rodgers intentó responder, pero los guardaespaldas de Petán amagaron con sacar sus armas, lo que motivó que se quedara tranquilo.

Los jugadores se reunieron con el embajador de Estados Unidos, y amenazaban con marcharse.

Al día siguiente, para el noveno juego, Rafael Leónidas Trujillo fue al estadio, y vio el juego completo por primera y única vez en su vida, desde el palco de honor, para decirle al país que todo estaba normal.

Foro Público: El 16 de febrero de 1959, dos días después de terminar el torneo, en la columna Foro Público del diario El Caribe con el título “Bochornoso Incidente” se publicó lo siguiente:

Ciudad Trujillo 15 de Febrero de 1959

“Sería interesante que se investigara el desorden provocado en el estadio de deportes en que el hombre más odiado que tiene el país, Abraham Santamaría Demorizi, esgrimió un revólver o pistola. Estaba acompañado por el confuso José Ángel Saviñón, quien también parece que estaba armado, y otro individuo con una guayabera y un gran revólver al cinto para provocar, no sólo a los peloteros, sino a la sociedad que se reúne allí pacífica y dignamente.

“Esos tipos son una amenaza para la sociedad, y lo raro es que se hicieron acompañar por miembros del Ejército y la Policía.

“¿Que dirán sobre este bochornoso espectáculo las autoridades”.

Gustavo Suazo

Share.

About Author

Leave A Reply