Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

El Fuerte de La Concepción

0
El baluarte se restauró en la década de los años setenta.

El baluarte se restauró en la década de los años setenta.

DIARIO LIBRE / 25 DE SEPTIEMBRE 2015 / POR MARÍA CRISTINA DE CARÍAS Y CÉSAR IVÁN FERIS IGLESIAS

Un fuerte que el crecimiento de la ciudad ha engullido, nos habla de las peripecias de una urbe asaltada por piratas por mar y tierra.

El cerco de murallas que rodeó a la vieja ciudad de Santo Domingo, se mantuvo prácticamente completo hasta que se empezaron a abrir calles y levantar nuevas construcciones a finales del siglo XlX y en el primer cuarto del siglo pasado.

Sin embargo, quedan restos, muchos ocultos en patios y linderos de casas construidas sobre los mismos, además de las majestuosas puertas de entrada y algunos lienzos de muralla que escaparon a la destrucción.

El Fuerte de la Concepción fue parte de este sistema defensivo, erigido para defender la ciudad de ataques por mar o por tierra.

Este fuerte es un ejemplo de la arquitectura militar española del siglo XVll. Situado en el ángulo que forman hoy en día, las calles Palo Hincado y Pina con la Avenida Mella, su construcción fue iniciada el 16 de mayo de 1678, concluyéndose los trabajos en pocos meses. Se llamó de la Concepción, en honor a la Virgen de esa advocación. El fuerte tiene la clásica forma de un baluarte, es decir la de un polígono de cinco lados con dos caras, dos flancos y la gola que es un espacio abierto de acceso. En el ángulo formado por las caras, en dirección noroeste se encuentra una garita. La gola o entrada se encuentra justo en el extremo opuesto, en la parte sudeste. A esta se accede por una ancha rampa, destinada a subir los cañones. Las murallas fueron construidas en piedra de cantería hasta llegar al llamado cordón. La sección superior fue construida en material de tapia.

En cada flanco hay dos troneras, destinadas al fuego de artillería. Las caras de mayor longitud presentan cada una tres troneras. Tres cañones antiguos, colocados en cureñas ambientan el baluarte militar.

El baluarte se restauró en la década de los setenta del siglo pasado, con criterio auténtico y serio, cerrándose una puerta que se había abierto en épocas anteriores, hacia la calle Pina y restableciéndose el terraplén, cuyo nivel se pudo determinar por las marcas existentes y por la posición de las aberturas o troneras.

También se reconstruyeron sobre los vestigios existentes, los peldaños tras el parapeto, destinados a los soldados de infantería. Siguiendo los indicios aparecidos, se levantó el lienzo de muralla que arranca de la gola en dirección este, coronado por el camino de ronda. Este está interrumpido en la calle Palo Hincado.

Otro trozo de la muralla, parte del otro extremo de la gola hacia el sur. Este sector de la muralla con su estrecho camino de ronda, llega al Baluarte del Conde, y cruza por los patios interiores de las casas de las calles Palo Hincado y Pina. Aunque el Fuerte de la Concepción se encontraba en un lugar estratégico, era vulnerable al fuego de artillería si el enemigo lograba ocupar las alturas de San Carlos.

El fuerte tiene la clásica forma de un baluarte, un polígono de cinco lados con dos caras, dos flancos y la gola.

Share.

About Author

Leave A Reply