Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

San Cristóbal, un destino histórico y ecológico

0

San_Cristobal_un_destino_historico_y_ecologicoHOY / 19 DE AGOSTO DE 2004

El centro de la ciudad resulta muy peculiar: largas avenidas flanqueadas por árboles de caoba parten del Parque Central, mientras que el mercado modelo anima las calles con innumerables puestos de vegetales y frutas.

Para los que deseen conocer un pedazo del país pero no así desplazarse muy lejos, San Cristóbal es el lugar ideal.  Localizado a 28 kilómetros al oeste de Santo Domingo, es uno de los pueblos de la región sur más visitado por investigadores interesados en conocer sobre los acontecimientos que registra la historia vinculados al dictador Rafael Leonidas Trujillo, quien gobernó el país con mano férrea durante 30 años.

Se presume que la razón del nombre se debe a su proximidad con la Fortaleza San Cristóbal que ordenó erigir el almirante Cristóbal Colón a orillas del río Haina.

San Cristóbal es un pueblo que conjuga dos grandes aspectos turísticos: lo histórico y lo ecológico. Fue la cuna de la primera constitución y paradójicamente, también del dictador Rafael Leonidas Trujillo. Son numerosos los testimonios que hablan de su vida: Casa de Caoba, construida en los años 30 por el dictador con la preciada madera de caoba; Loma del Cerro, el único museo de la isla dedicado a él; el monumento Piedras Vivas y la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación con su mausoleo.

Las ruinas de los primeros ingenios azucareros de América del siglo XVI de Boca de Nigua, El Complejo de Cavernas del Pomier con mayor riqueza de éste arte en las Antillas, el balneario de La Toma, Las Cuevas de Santa María y los murales del famoso pintor español Vela Zanetti, localizados en la Catedral, también forman parte de sus atractivos.

A diferencia de otros pueblos del país, éste posee ríos, montañas y playas famosas por el uso que le daba Trujillo como la de Najayo.

De su riqueza cultural hablan sus manifestaciones folclóricas, el baile de los palos o atabales con influencia negroide, la artesanía de Cambita y sus fiestas patronales.

En l934 fue elevada a provincia y en 1939 la Ley No.93, le confirió el título de Ciudad Benemérita, considerando que allí se había firmado el 6 de noviembre de l844, la primera Constitución de la República Dominicana y había nacido el “Benefactor de la Patria, Padre de la Patria Nueva, Generalísimo Doctor Rafael Leonidas Trujillo Molina”. El título de Ciudad Benemérita desapareció con el ajusticiamiento del tirano.

Las Cuevas de El Pomier o de Borbón, está considerada como patrimonio nacional donde hay cientos de pinturas de arte rupestre creadas por los indígenas que poblaban la isla. Es el lugar arqueológico taíno más importante del mundo, con 2 kilómetros y 54 cuevas únicas en el país. Presenta en su interior estalactitas y estalagmitas, unas 6.000 manifestaciones taínas en pictografías y petroglifos. Es hábitat de millares de murciélagos.

Sus costas tienen las hermosas playas de Najayo, Nigua y Palenque, con aguas tan cristalinas que permiten disfrutar de la pesca submarina; así como la Loma de Resolí, donde el clima es agradablemente fresco todo el año.

El carabiné, baile típico de la región del sur, variante del iza canario, preside las fiestas patronales de San Cristóbal que se celebran del 6 al l0 de junio, bajo la advocación del Espíritu Santo.

Fascinante también es la Catedral de la Virgen de Altagracia decorada con excepcionales murales de Vela Zanetti, un mago de este género artístico; la iglesia de San Cristóbal y las grutas de obsidiana. El centro de la ciudad resulta muy peculiar: largas avenidas flanqueadas por árboles de caoba parten del Parque Central, mientras que el mercado modelo anima las calles con innumerables puestos de vegetales y frutas.

Share.

About Author

Leave A Reply