Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Las negociaciones de la Independencia

0

DIARIO LIBRE / 27 DE FEBRERO DE 2015

Comunicación del General Desgrotte, Comandante del Distrito, a los Jefes de la Asamblea Popular de Santo Domingo

Libertad o Muerte. República Haitiana

Santo Domingo, 28 de febrero de 1844, año 41 de la independencia y 2º de la Regeneración.

Henri Etienne Desgrotte, General de brigada y comandante de la plaza y Común de Santo Domingo.

A los jefes de la Asamblea Popular de la ciudad de Santo Domingo.

Ciudadanos, hermanos y amigos: El comandante Ilze, el teniente Bernard Drisse y el subteniente Mañón fueron delegados por mí cerca de Udes. para conocer el objeto de vuestra reunión: ellos me han respuesto que Uds. Le han dicho que yo me he anticipado y que iban a escribirme. Son las diez y hasta ahora no he recibido respuesta alguna. Tengan a bien decirme de qué se trata y hacerme conocer sus intenciones.

Yo os saludo en la Patria, Desgrotte.

Capitulación de las Autoridades Haitianas en Santo Domingo

28 de Febrero, 1844

Hoy veinte y ocho de Febrero de 1844, 41º de la Independencia y 2º de la Regeneración, por la mediación de Mr. Eustache de Juchereau de Saint Denys, Cónsul de Francia, y en presencia de los miembros de la comisión designada por la Junto Gubernativa, y de los nombrados por el general Desgrotte, comandante de la plaza de Santo Domingo y encargado provisionalmente del Distrito, abajo firmados, ha sido convenida la capitulación siguiente:

Art. 1º Garantía de propiedades legalmente adquiridas por los particulares.

Art. 2º Respeto a las familias, protección y seguridad le es concedida.

Art. 3º Salida honrosa de los funcionarios públicos.

Art. 4º Despedida sin turbación de todos los ciudadanos.

Art. 5º Franqueza y lealtad en la conducta de los dos partidos.

Art. 6º Los militares u otros ciudadanos que deseen retirarse, no podrán hacerlo sino diez días después de la fecha de la presente capitulación; salvoconductos serán dados por la Junta a aquellos que prefieran la vía de tierra a la de mar, los otros ciudadanos tendrán un mes entero para salir del Distrito, el cual principiará a correr desde el 10 de Marzo entrante.

Art. 7º Las armas de las tropas que componen la guarnición de Santo Domingo serán todas depositadas entre las manos del Cónsul de Francia, quien hará de ellas la entrega a los soldados de los regimientos haitianos al momento que entren en sus hogares; los oficiales conservarán sus armas, y no están obligados a hacer de ellas la entrega.

Art. 8º La Fuerza y el Arsenal serán evacuados por las tropas haitianas inmediatamente después que sea firmada la presente capitulación.

Art. 9º El Tesoro y los archivos serán igualmente entregados entre las manos de la Junta Gubernativa por la Administración quien rendirá sus cuentas a la Comisión designada por la misma Junta para hacer de ellas el examen, dar descargo y pagar a las tropas y funcionarios lo atrasado del sueldo que les es debido hasta este día, así como para liquidar las deudas contratadas por la Administración haitiana por suministraciones hechas.

Art. 10º Siendo la hora avanzada se ha convenido entre los comisionados abajo firmados de no hacer entrega de la plaza sino el día de mañana, 29 de Febrero, a las 8 de ella.

Hecha en doble expedición en Santo Domingo, el día, mes y año ya enumerados.

La Comisión nombrada por el general Desgrotte: Ponthieux, Le Doyen Doucette, Deo herrad, Paul Jean Jacques, Auguste Bernier, L. A. Roy.

La Comisión nombrada por la Junta Gubernativa: Caminero, Cabral Bernal, Manuel Aibar, Vicente Celestino Duarte, Pedro Ramón Mena, Abreu.

Aprobada.

El general comandante de la plaza de Santo Domingo, encargado provisionalmente del Distrito, Desgrotte. Aprobada.

La Junta Gubernativa:

Ramón Mella, Francisco Sánchez, Joaquín Puello, Echavarría, Wenceslao de la Concha, Castro y Castro, Remigio del Castillo.

Visto y sellado por el Cónsul de Francia: E. de Juchereau de Saint Denys.

Contestación de la Junta Central Gubernativa

Dios, Patria y Libertad
República Dominicana
28 Febrero, 1844.

La Junta Gubernativa Provisional de esta ciudad, al general de brigada Desgrotte, comandante de este distrito.

Ciudadano General.

Supuesto que V. nos ha exigido declaremos el motivo de nuestro movimiento, pues que le pertenece de derecho, nosotros por no desviarnos de la senda que ha trazado en todos los tiempos la práctica de estos asuntos, le contestamos:

Que la privación de nuestros derechos, las vejaciones y la mala administración del Gobierno Haitiano, nos han puesto en la firme e indestructible resolución de ser libres e independientes a costa de nuestras vidas y de nuestros intereses, sin que ninguna amenaza sea capaz de retractar nuestra voluntad.

No se sorprenderá V. al oír ese lenguaje cuando contemple toda la justicia que nos acompaña: hijos de nuestra Patria, no hay casi uno que goce de sus libertades; exhausto nuestro erario de dinero, a cada paso lo vemos vaciarse en la insaciable ambición de los gobernantes; cuando nos creímos enlazados por la revolución con los vínculos de fraternidad, víctimas de las intrigas, no de dominicanos, incapaces de tan abominables hechos, hubimos de llorar después de haber cooperado con bastante actividad al éxito de la Reforma, los encarcelamientos y proscripciones de honrados ciudadanos y virtuosos padres de familia: sufrimos, sin embargo, esperando mejoras que se nos ofrecieron; pero en dónde están?… Y todavía se nos pregunta con qué objeto los pueblos proclaman su independencia? A nuestra vez pudiéramos preguntarnos por qué deben los pueblos sufrir un ignominioso yugo?

Pero no se crea por esto, que los pueblos desean vengarse con odiosas represalias: no, jamás. Queremos libertad, igualdad, unión; y que todos los hombres, cualquiera que sea su estado y condición, sean felices bajo las garantías de las leyes.

Nosotros os invitamos a reconocer nuestra justa resolución y, jamás podréis arrepentirnos.

Os saludamos afectuosamente.

Santo Domingo, 28 de febrero de 1844.

Francisco Sánchez. – Joaquín Puello. – Remigio del Castillo. – Tomas Bobadilla. – Manuel Jiménez. – Ramón Mella.

Algunos detalles interesantes

LOS DOCUMENTOS
 

Las cartas que se enviaron al general Desgrotte fueron redactadas en la casa de don Juan Pina, que vive al lado del Baluarte del Conde. En “una hermosa mesa de la escuela que regentea su hijo Pedro”, según uno, y en “un barril, sentado en un aparejo”, según Serra, se redactaron las comunicaciones, dictadas por el doctor en derecho don José María Caminero y Ferrer al trinitario don José María Serra y Castro.

LA BANDERA 

La bandera dominicana que flotó en la madrugada del 28 en la Puerta del Conde, fue confeccionada por las señoras Concepción Bona y Hernández, cuyo padre fue de los firmantes de la Manifestación del 16 de Enero, y María de Jesús Pina y Benítez, hija de otro firmante de la Manifestación. Ambas eran vecinas del Baluarte y primas de María Josefa Brea, esposa de Matías Ramón Mella.

EL DISPARO

La señal convenida, cuando todos estuviesen reunidos en la Puerta de la Misericordia, era disparar un tiro de alarma para marchar hacia la puerta del Conde, o Baluarte de San Genaro. Como había pasado la hora y algunos mostraban signos de decaer en su entusiasmo patriótico, el valeroso Matías Ramón Mella, hizo el disparo que encendió la mecha de la dominicanidad. A partir de ese momento, la suerte estaba echada.

LA BANDERA 

Quién izó la bandera tricolor en el Baluarte, fue el señor Francisco del Rosario Sánchez, a quien, sin duda, cabe la gloria de haber mantenido vivo el movimiento duartista ante la ausencia forzada del fundador del partido Juan Pablo Duarte, exiliado en Curaçao.
 

LOS TREPADORES 

La gran mayoría de los munícipes que pactaron la capitulación con el general Desgrotte no formaban parte del movimiento independentista, sino que eran miembros, algunos, del partido contrario. La comisión estaba compuesta por los señores Vicente Celestino Duarte, el doctor José María Caminero, Manuel Cabral Bernal, Manuel Aybar, Pedro Ramón de Mena y Francisco Javier Abreu. Un testigo ha afirmado que eran “individuos con excepción del primero, que acababan de presentarse acatando el derecho cumplido”…

LOS QUE ABANDONARON 

Solo 4 dominicanos, Justo Vega, Domingo Zapata, Ruperto Telemaco y Adolfo de Castro, siguieron a las tropas haitianas en su retirada a su país…

Noticias relacionadas

  • Lo que pasó la noche del 27 de Febrero
  • La versión de Saint Denys
  • La versión de Serra
  • Jacinto de Castro cuenta los pronunciamientos del Sur
Share.

About Author

Leave A Reply