Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Ceiba de Colón

0

Junto al Ozama, el río que atraviesa la ciudad de Santo Domingo y la divide en dos, se encuentra el primer monumento colonial, la Ceiba a la que Colón, cuenta la leyenda, que el Almirante amarró en este árbol sus carabelas en la primera visita que hiciera a Santo Domingo.

Aunque la hipótesis no ha podido ser confirmada por estudios históricos realizados con esa intención, nunca se ha desechado la especie y la vieja Ceiba es visitada y reverenciada como si fuese un monumento de reconocimiento a la portentosa hazaña del descubrimiento de un Nuevo Mundo, erigido por la naturaleza y mantenido con amor a través del tiempo por los moradores agradecidos de la primera ciudad del continente americano.

Ha sido cuidada con esmero por manos desconocidas y cuando el tronco comenzaba a partirse se protegía con un abrazo de alambre, donde aparecía un hoyo, se colocaba una piedra, cuando se formaba una grieta, se rellenaba inmediatamente con cemento y así ha llegado hasta nuestros días, negándose a desaparecer, cargada de misterio e historias no dichas.

A su lado alguien sembró en algún momento otra Ceiba que se levanta grande y fuerte, ofreciendo la protección de sus verdes y frondosas ramas al tronco colombino, tal como lo haría una hija agradecida para evitar que las inclemencias del tiempo lastimaran a su madre anciana. Hermoso contraste de pasado y presente, presente y pasado… Es un cuadro que vale la pena ver, y recordar.

FUENTE:http://rsta.pucmm.edu.do/ciudad_colonial/ceiba_colon.htm

Share.

About Author

Leave A Reply