Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

60 años de la suscripción del Concordato

0

60_años_de_la_suscripcion_del_ConcordatoDIARIO LIBRE / 21 DE JUNIO DE 2014 / POR LUCY ARRAYA

 

Fue el 16 de junio de 1954 cuando la República Dominicana suscribió el Concordato con la Santa Sede Apostólica, mediante el cual ambos Estados manifestaron el deseo de asegurar una fecunda colaboración para el bien de la vida religiosa y civil del pueblo dominicano.

 

El Concordato es un tipo de acuerdo con ciertas características especiales, cuyo término data del siglo XV, y el más antiguo que se ha registrado fue en el año 1122, entre el Papa Calixto II y el emperador de Alemania, Enrique V.

 

Tiene como objetivo, regular el conjunto de relaciones entre la Santa Sede como Estado oficialmente reconocido mediante los Tratados de Letrán de 1929 y el Estado en cuestión, basado en el derecho consuetudinario y en los principios fundamentales del Derecho Internacional Público, tales como: las normas ius cogens, normas de derecho imperativo o perentorio que no admiten ni la exclusión ni la alteración de su contenido, de modo que cualquier acto contrario al mismo es declarado nulo; y de la norma Pacta Sunt Servanda, un principio de buena fe que se refiere a que lo pactado debe cumplirse.

 

Este tipo de tratado internacional solemne, es un auténtico instrumento diplomático que se concluye entre Estados soberanos, que no prohibe a los países susceptibles de firmarlos, practicar otros dogmas de fe. Son firmados por el Papa, como Jefe de Estado de la Santa Sede y de la Ciudad del Vaticano.

 

La suscripción del mismo con la República Dominicana, fue motivada por el ex dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, quien pensó que con dicha firma conseguiría los favores y reconocimientos de la Santa Sede, y con ello justificaría sus aberrantes acciones, laceraciones y violaciones de derechos humanos en el país.

 

En manos de Joaquín Balaguer, canciller de la República en ese período, estuvo todo el proceso de las negociaciones y gestiones para concertar la suscripción, que culminó el 16 de junio de 1954. Trujillo viajó personalmente para rubricar con su puño y letra el solemne tratado internacional. Se hizo acompañar de su canciller y de una delegación selecta de funcionarios y militares, que alcanzó un número superior a las 200 personas.

 

El Papa Eugenio Pacelli, Pío XII, designó a su Plenipotenciario Monseñor Domenico Tardini, Pro-Secretario de Estado para los Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios, para que suscribiera dicho Concordato. El mismo consta de 28 artículos, en el que ambas partes se comprometieron sus derechos, deberes y prerrogativas de conformidad con la Ley Divina, el Derecho Canónico y, a los usos y costumbres internacionalmente vigentes.

 

A 60 años de su suscripción, el Concordato ha sido objeto de muchas críticas, observaciones y hasta de una instancia sometida ante la Suprema Corte de Justicia, la cual reconoció que es un acuerdo conforme a la Constitución dominicana, que establece en su artículo 26, numerales 1 y 2, que la República Dominicana reconoce y aplica las normas de derecho internacional, general y americano, en la medida en que sus poderes públicos las hayan adoptado; y las normas vigentes de convenios internacionales ratificados lo regirán en el ámbito interno, una vez publicados de manera oficial.

 

El aniversario del Concordato, coincide con la visita que hiciera recientemente el presidente Danilo Medina Sánchez a la Santa Sede, siendo el tercer mandatario en realizar esta visita oficial. Por supuesto, los motivos, el número de la delegación y los temas tratados, han sido diferentes y en el marco de una comunidad internacional más interdependiente y globalizada. En aquella época, existía un mundo divido bipolarmente entre capitalismo y comunismo, caracterizado por la guerra fría y las dictaduras férreas en los países de América Latina, como: la nuestra con Trujillo; de Fulgencio Batista en Cuba; de Somoza en Nicaragua; Castillo Armas en Guatemala; José Antonio Remón en Panamá; Oscar Osorio en El Salvador; Rojas Pinilla en Colombia; Pérez Jiménez en Venezuela; Getúlio Vargas en Brasil; Juan Domingo Perón en Argentina; y Velasco Ibarra en Ecuador;

 

Bien cierto, es que en esos sesenta años tanto la sociedad dominicana como la internacional han cambiado, los contextos históricos son otros, y la propia Iglesia se encuentra en proceso de algunas reformas que las ha iniciado el actual Jefe de Estado de la Santa Sede y del Vaticano, Su Santidad, Francisco. Un Papa sencillo, con espíritu renovador, abierto a la escucha y como buen siervo de Dios, a dar más y recibir menos.

 

En ese sentido, creo que si ambos Estados lo consideran pertinente, pueden de manera conjunta, a iniciativa de una de las partes, hacer un llamado a consulta con el fin de revisar cualquiera de los puntos estipulados en el Concordato, sin desmedro de cambiar el fondo y el espíritu que le dio origen.

Share.

About Author

Leave A Reply