Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Julio 4 de 1976 marcó en la República Dominicana la transmisión en vivo

0
Este acontecimiento se hizo para un 4 de julio, para conmemorar la independencia de los EE.UU.

Este acontecimiento se hizo para un 4 de julio, para conmemorar la independencia de los EE.UU.

DIARIO LIBRE / 21 DE JULIO DE 2014 / POR ELLIS PÉREZ

Por primera vez se hizo un programa de televisión  en vivo para ser transmitido vía satélite fuera del país.

Hace pocos días, el 4 de julio, se celebró el 238 aniversario de la independencia de Los Estados Unidos de América. Eso me retrotrae a diciembre de 1975. Yo era entonces el director ejecutivo del Centro de Información Turística, que estaba situado en la calle Arzobispo Meriño, casi esquina Arzobispo Noel y frente a la Catedral Primada de América, en la Ciudad Colonial.

Recibí una llamada telefónica del ecuatoriano Fernando Harb, gran profesional del turismo, quien era entonces director ejecutivo del Centro de Información Turística de República Dominicana en Nueva York. Ambas oficinas eran patrocinadas por el Sr. Charles Bludhorn y su compañía Gulf and Western, con la aprobación del presidente Joaquín Balaguer. Fernando me dijo: Ellis ayer vino a verme un representante de NBC, la gran cadena de televisión, para decirme que ellos (NBC) estaban planificando hacer una cobertura especial, tanto a nivel nacional como internacional, de los actos y eventos que tendrían lugar el año próximo, 1976, con motivo de la celebración del segundo centenario de la independencia de los Estados Unidos de América.

Fernando me preguntó que si en la República Dominicana hacíamos algo particular o diferente para celebrar ese importante aniversario, ellos podrían incluir ese segmento en la parte internacional de la cobertura. “Le dije al señor de la NBC que tu eras mi contrapartida en Santo Domingo, que eras un productor y conductor de televisión y que en tu próxima visita en enero a Nueva York, para participar en nuestra Junta de Directores, podríamos juntarnos para hablar sobre el tema”, me comentó Fernando.

Efectivamente, en enero fui a participar en la Junta de Directores y Fernando y yo nos reunimos con el representante de la NBC. Como ya yo había sido advertido el mes anterior, llegué a esa reunión con algo específico en mente. El señor volvió a ratificar que para poder entrar en la programación debía ser algo original, diferente y que llamara la atención. Le dije: “Qué le parece la celebración de una misa el 4 de julio en la Primera Catedral del Nuevo Mundo con la presencia de nuestro Presidente Joaquín Balaguer y de todo el Cuerpo Diplomático con el embajador estadounidense en Santo Domingo, junto al Presidente”. Yo me encargaría de todo el proceso de producción de televisión y de hacer los arreglos pertinentes con el gobierno, con la iglesia y con la embajada de Estados Unidos y transmitirles ese evento siendo yo mismo el presentador y, naturalmente, todo sería en inglés. El señor, con mucho entusiasmo me dijo: “I’ll buy that”.

Al regresar al país llamé a Rafael Bello Andino al Palacio Nacional y me fui a verlo. A él le encantó la idea y me dijo que hablaría con el presidente Balaguer y me llamaría en uno o dos días para darme la respuesta. Así lo hizo. El presidente Balaguer estuvo de acuerdo. Luego me fui a ver el embajador estadounidense Robert Hurwitch, quien, naturalmente, y con gran entusiasmo, estuvo totalmente de acuerdo.

Finalmente, con esos cabos amarrados me fui a la Catedral para obtener la aprobación del recién ordenado Cardenal Octavio Antonio Beras Rojas, quien recibió su designación del Papa Paulo VI, dos meses antes, en mayo; y todo quedó ajustado. Procedí entonces a contratar los servicios de Horacio la Madrid para que se ocupara de proveer los servicios técnicos con su equipo móvil de televisión y fuera el director técnico de la transmisión.

Se realizó el acto, todo salió a la perfección como se había planificado. Un par de horas después de realizarse la transmisión que sería captada por NBC vía satélite, en Nueva York, recibí una llamada de mi hermano Ito ( José Eliseo) quien vive en Nueva Jersey, cerca de NY, pero que estaba pasándose ese día de fiesta en Boston junto a los familiares de su esposa Vilma. Ito me dijo: “Mesié, acabo de verlo en la televisión local en un acto que se celebraba en la Catedral, fue una gran sorpresa para mí y toda la familia oír su voz y luego verlo en la imagen de la televisión, lo felicito”.

Ese momento del 4 de julio de 1976 marcó la ocasión en que por primera vez se hacía un programa de televisión en vivo para ser transmitido vía satélite fuera del país. Me tocó ser el productor y conductor de este evento que quedará para la historia.

 

Share.

About Author

Leave A Reply