Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Julia de Burgos y Trujillo

0
La doctora Aura María Sotomayor. Miletti, analiza el contexto literario de su compatriota Julia de Burgos durante el Seminario Internacional de Biblioteca Nacional.

La doctora Aura María Sotomayor. Miletti, analiza el contexto literario de su compatriota Julia de Burgos durante el Seminario Internacional de Biblioteca Nacional.

EL NACIONAL /  08 DE FEBRERO DEL 2014 / POR JOSÉ RAFAEL SOSA 

Julia de Burgos cumplirá el próximo 17 de este mes los cien años de haber nacido en un barrio de Carolina, Puerto Rico.

La singularísima poeta nacional de Puerto Rico, tiene un peso considerable en la irrupción de una nueva poética en el Caribe, fue independentista y además combatió las dictaduras de su tiempo, destacándose en particular su oposición militante contra la de Rafael Trujillo.

Los actos del centenario de su nacimiento se iniciaron en Santo Domingo a iniciativa de la poeta Luisa Sherezade Vicioso (Chiqui) quien integró un Comité Dominicano de Homenaje. El programa incluyó un seminario internacional montado el miércoles y jueves en la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña y la develización de una estatua en la Plaza Pellerano Castro (de la calle Las Damas con Isabel La Católica, un concierto poético en el Centro Cultural de las Telecomunicaciones y actos el viernes en los Centros Culturales Perelló y del Banco de Reservas.

Vida militante

Durante el seminario, las ponencias coincidieron en resaltar que Julia de Burgos no debe ser vista como una víctima ni victimizar su existencia. Julia de Burgos escribió uno de los poemas más fieros contra Trujillo, como parte de su producción de militante político, pese a lo cual deja sentir su alta calidad textual, alejada del panfleto.

EL DATO

El poema resulta premonitorio porque le advierte a Trujillo que al final de su vida, le perseguiría la sangre que derramó a raudales
Himno a la Sangre de Trujillo

Que ni muerto ni las rosas del amor te sostengan.
General de la muerte, para tu impiedad.
Que la sangre te siga, General de la muerte
Hasta el hongo, hasta el hueso, hasta el breve gusano
condenado a tu estiércol.
que la sangre, la sangre
se levante y te siga.
Que la sangre que heriste por los caminos reales
se levante y te siga.
La sangre campesina, descolorida sangre, buena
sangre violada, que despierte y te siga.
Que la muerta, aun vigila en un rostro de madre, que despierte y te siga.
Que la sangre que muere por tu voz, cada día
se levante y te siga.
Toda su sangre, ronco General de la muerte, toda tu sangre en fila para siempre, y gritando
para siempre, y siguiéndote, toda, toda tu sangre, General Rafael, Trujillo General
que tu nombre sea un eco eterno de cadáveres, rodando entre ti mismo, sin piedad, persiguiéndote, que los lirios se tapen sus ojos de tus ojos, vivo y muerto, para siempre;
que las flores no quieran germinar en tus huesos, ni la tierra te albergue:
que nada te sostenga, General, que tus muertos
te despueblen la vida y tú mismo te entierres.
Dictador, ¿a qué nuevos horizontes del crimen
vuelves hoy a apuntar tu mirada suicida?
Esa cumbre de muertos donde afianzas tu triunfo, ¿te podrá resguardar del puñal de la vida?
ese pálido miedo que otra vez se levanta, ¿durará sobre el rostro que otra vez se levanta, ¿durará sobre ese rostro de un mundo que te espía?
Dictador de este hermoso pueblo dominicano
masacrado de ansias y dormido en tus iras, ¡de qué llevas tu cetro? ¿De qué sol te alimentas?
De los hombres que muerden tu nombre cada día, del dolor que un gran lecho te prepara en sus brazos, pero
no de la espiga:
pero no de los ríos que limpiarán el polvo
por donde te paseaste, pisoteando la vida;
pero no de las manos de los niños de crecen
abonando de nuevos universos sus risas;
pero no del futuro, dictador de la muerte,
que tu burla a una tumba con desprecio te fija.
¡Maldición, General, desde el sepulcro de armas que reclama la vida;
desde la voz presente de los muertos que marchan
a polverear de cruces tu insolente conquista!
¡Maldición desde el grito amplio y definitivo
que por mi voz te busca desde todas sus víctimas!

Sombra para tu nombre, General.
Sombra para tu crimen, General.
Sombra para tu sombra.

Su centenario
se comenzó a celebrar en Santo Domingo y ahora pasa a Puerto Rico

Chiqui Vicioso tiene a disposición 10 réplicas de la estatua de Julia de Burgos a $  2.000 c/u.

e-mail: joserafael.sosa@gmail.com

 

Share.

About Author

Leave A Reply