Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Luis Fernández (El Culebro)

0
El domingo 22 de octubre de 1978, fue exaltado Luis Fernández a la inmortalidad deportiva, en el Ceremonial número doce. Aquí vemos en el instante de su proclamación, cuando el Presidente Permanente doctor Emil Kasse Acta le impone la medalla de rigor, junto a Pedro Julio Santana y Manuel de Jesús Báez Vargas.

El domingo 22 de octubre de 1978, fue exaltado Luis Fernández a la inmortalidad deportiva, en el Ceremonial número doce. Aquí vemos en el instante de su proclamación, cuando el Presidente Permanente doctor Emil Kasse Acta le impone la medalla de rigor, junto a Pedro Julio Santana y Manuel de Jesús Báez Vargas.

LISTÍN DIARIO / 7 DE ENERO DE 2014 / POR CUQUI CÓRDOVA

El más destacado centro medio en la historia del fútbol dominicano.

A los 93 años, falleció el pasado martes 31 de diciembre, hace una semana, el inmortal deportista y médico LUIS FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, oriundo de La Vega, a quien se le conoció con el mote de “Luis Culebro”, por su habilidad cuando joven en treparse a los árboles y de dar vueltas de carnero, caminando por las calles.

El atleta había nacido en fecha miércoles 29 de septiembre de 1920, procedía de una familia compuesta de once hermanos, 6 varones y 5 hembras.

El médico en cardiología, desde temprana edad practicó deportes en general.

Formó parte del glorioso onceno “Cóndor”, campeones nacionales por más de 15 años. Luis jugó primero como delantero extremo derecho y luego pasó a defender la posición de centro medio, desde donde repartía juego a todos sus compañeros. Participó en los Juegos Nacionales de 1937, cuando el equipo vegano se coronó campeón invicto por vez primera.

Fernández Martínez se caracterizó siempre por su juego rápido, ágil, fortaleza física, repartidor de juegos y por sus grandes condiciones de empujar la bola con la cabeza. Todavía se recuerdan en el Cibao las brillantes actuaciones que realizara este intrépido jugador cuando militaba en el “Cóndor”.

Siendo centro medio, en el año 1943 y jugando para su onceno contra el fuerte contendiente del “Sosúa”, donde estaban los temibles futbolistas europeos, anotó un gol con una tremenda patada de él mismo, casi de medio campo, algo extraordinario pero verídico. Aquel puntazo rubricó la tarde en victoria para el onceno vegano. Por sus virtudes ciudadanas y sus hazañas en el fútbol, “El Culebro” fue exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano en el Ceremonial de 1978.

Luis se graduó de médico en 1947, en la Universidad de Santo Domingo, hoy autónoma, haciendo especialidad en cardiología en Estados Unidos, tiempo después.

El galeno fue catedrático por muchos años en la Universidad, director de la Cruz Roja, precursor de la fundación de la Defensa Civil y muchas más actividades que benefician a la colectividad dominicana.

Casado con Marta De Castro, con quien procreó cinco vástagos. A todos ellos, a través de estas líneas les hacemos extensivas nuestras sinceras y sentidas condolencias. Siempre nos unió una amistad muy cercana y deportiva con ese gran atleta olímpico que supo engrandecer el deporte dominicano. Luis, descansa en paz.

Share.

About Author

Leave A Reply