Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Palacio Nacional joya arquitectónica ideada por Trujillo

0

Palacio_Nacional_joya_arquitectonica_ideada_por_Trujillo_01HOY / 26 DE ABRIL DE 2011 / POR LILY LUCIANO

Obra maestra. Diseñada por el arquitecto italiano Guido D’Alessandro, se creó a solicitud del dictador Rafael L. Trujillo Molina, la elaboración de los planos le tomó poco menos de tres años

El 27 de febrero de 1944, en ocasión de celebrarse el primer centenario de la República, se iniciaron los trabajos de construcción de lo que es hoy el Palacio Nacional por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, para ser inaugurado tres años más tarde el 16 de agosto del año  1947.

Según reseña el libro “100 Años de Historia” del periódico HOY, en fecha 5 de enero del 1944 se anunció al país que “el poder ejecutivo promulgó una ley que dispone la demolición de la llamada “Mansión Presidencial” y casas anexas, para la construcción allí del Palacio Nacional”.

Hoy, a casi 64 años de existencia, el Palacio Nacional de República Dominicana sorprende a sus visitantes por sus finas líneas de estilo renacentista-neoclásico, así como por la  división de  sus espacios  y  la decoración de sus salones.

El salón Verde, inspirado en el Palacio Real de Milán, fue ideado por el arquitecto Guido D’Alessandro. Hoy/ Pablo Matos y Archivo Hoy

El salón Verde, inspirado en el Palacio Real de Milán, fue ideado por el arquitecto Guido D’Alessandro. Hoy/ Pablo Matos y Archivo Hoy

Si hay un salón que todos mencionan  aunque nunca hayan estado allí, es el  de las Cariátides o de los Espejos, se trata del más amplio y lujoso de todos, donde 44 torsos femeninos enmarcados entre 26 espejos se vuelven en el elemento decorativo sobresaliente.

Se encuentra ubicado en la tercera planta, donde también funcionan el Despacho Presidencial, la oficina del Ministro de la Presidencia y, aunque ya no funciona allí, en la división original del Palacio se creó  el que sería el Despacho de la Primera Dama. Todo un lateral de esta planta está dedicado a las habitaciones privadas del presidente de turno.

La cúpula.  Este gigante “detalle” de 18 metros de diámetro por 34 metros de altura,  luce imponente en el segundo nivel.

El tercer piso  tiene varios salones de importancia: el Salón de Embajadores, el de Consejo de Gobierno, el de Caoba y el Verde -inspirado en el Palacio Real de Milán y el único creado al gusto del arquitecto Guido D’ Alessandro.

Además, hay  oficinas funcionando  en los diferentes niveles.

Codiciada joya.  No se sabe si es la silla, el edificio, la decoración, pero la verdad es que a todo el que ha llegado al Palacio Presidencial le ha gustado tanto que no quiere irse. Desde el tirano Trujillo, que se sentía que este lugar  era   parte de su vida, como lo explica el extinto caudillo Joaquín Balaguer en el libro “La palabra encadenada”, hasta los últimos inquilinos que ha tenido.

Y es que si el deseo de quedarse es por la infraestructura  y la decoración, es “entendible”, pues estamos hablando de una joya,   por  la gran cantidad de materiales nacionales e importados, así como el mobiliario y lujosos objetos decorativos en  oro, bronce, acero, maderas preciosas y mármol, que convierten la obra en el majestuoso edificio heredado de la Era.

Influencia decorativa. El eclecticismo predominante en la arquitectura se pone de manifiesto también en la decoración de cada salón interior, cada uno con rasgos distintivos.  Las decoraciones de los salones de la sede del Gobierno dominicano corresponden a estilos de diversas épocas de las bellas artes, como son el victoriano, el neoclasicismo y renacimiento italianos, el barroco grecorromano así como  el francés Luis XVI.

Remodelaciones. En el año 1997, durante el primer mandato del presidente Leonel Fernández, a casi 50 de construcción, el Palacio Nacional empezó a dar señales de deterioro, por lo que se iniciaron los trabajos de remodelación,   a cargo del ingeniero Diandino Peña a un costo de más de 20 millones de pesos, 15 millones más que el costo de la obra original, que en ese entonces fue de  cinco millones de pesos.

Ese mismo año también se remozaron los jardines frontales, siendo ésta la cuarta ocasión desde 1978.

Medio siglo después.  Luego del ajusticiamiento de Rafael Leónidas Trujillo, varios hombres han dirigido la nación desde este majestuoso edificio,  y aunque cada presidente y sus colaboradores decoran sus oficinas a su gusto, la esencia del Palacio Presidencial y sus salones principales sigue siendo la misma.

En el año 1996 se denuncio la desaparición de algunos valiosos objetos decorativos.

 

Antecedentes

Las casas de Gobierno

Antes de construir el Palacio, y con el nacimiento de la República en 1844, la sede gubernamental ocupó  un edificio símbolo del poder colonial español, el antiguo Palacio de los Capitanes Generales y Real Audiencia, en la calle Las Damas esquina Mercedes,  desde donde el poder ejecutivo despachaba. Posteriormente, la casa de Gobierno se trasladó al inmueble conocido como Palacio de Borgellá, residencia colonial  de Diego de Herrera,  en la calle Isabel la Católica, frente al Parque Colón  hoy sede del patronato de la Ciudad Colonial de Santo Domingo.

(l.luciano@hoy.com.do)

Share.

About Author

Leave A Reply