Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Costumbre de los velatorios de difuntos

0

La cultura rural marca con sus huellas las actividades familiares y los distintos convites de cualquier entorno campesino.  La vela de los tradicionales 9 días se mantiene como firme tradición en nuestros campos tras la muerte de un ser querido.

El conteo arranca a partir del sepelio hasta llegar al noveno día. El calendario gravita en la convocatoria de la vela, aparte del correr de la voz.

Los velorios campesinos también muestran acuñadas costumbres que expresan creencias religiosas muy arraigadas, generalmente invocando el destino del alma del difunto.

Con una fuerte carga del color negro, los atuendos o atavíos, que tipifican el compungido encuentro de un velorio y del entierro, son casi siempre los mismos de la conmovida ceremonia de la vela.

Los rezos son interrumpidos por repentinos ataques de nervios de parientes que pierden los controles, se desesperan y estallan en gritos.

En medio del murmullo, el sollozo y el lamento, vecinos, amigos y familiares evocan las virtudes de la persona fallecida, en medio de preguntas y respuestas sobre la enfermedad que padeció o las circunstancias de la muerte, en particular cuando hay pleitos o accidentes.

La inmigración campesina en las periferias urbanas carga en sus alforjas culturales las costumbres de los velatorios, aunque se tornan vulnerables a la influencia de los tiempos.

Listín Diario /17-01-06 / Art. “Hoy sepultan la isla según cultura rural” de Raúl Pérez Peña (Bacho)

Share.

About Author

Leave A Reply