Tel: 829-256-9034 | Mail: info@culturadominicana.com.do

Alexander Fleming, descubrió la penicilina, de enorme beneficio para toda la humanidad

0
Alexander Fleming. FOTO: Wikipedia

Alexander Fleming. FOTO: Wikipedia

HOY / CALLES Y AVENIDAS DE SANTO DOMINGO / 27 JUNIO 2004

Descubrió la penicilina, de enorme beneficio para toda la humanidad

Cuando murió Alexander Fleming, el once de marzo de 1955, el entonces presidente de la República, Héctor B. Trujillo, decretó un día de duelo oficial declarando que el mundo había perdido a uno de sus más grandes bienhechores. El pueblo y el gobierno dominicanos, añadía, se sentían profundamente asociados a la irreparable pérdida. Tres días después, el dictador Rafael Trujillo consideró que una calle de la entonces Ciudad Trujillo debía llevar el nombre del descubridor de la penicilina.

En la historia de los descubrimientos científicos figurará siempre como uno de los que más beneficios ha ofrecido a la humanidad, el de la penicilina. Se puede afirmar que el eminente químico inglés Alexander Fleming ha sido el más privilegiado de su siglo en la cristiana tarea de ahorrar dolores y sufrimientos al hombre, expresaba el Generalísimo en carta que envió al presidente del entonces Consejo Administrativo del Distrito, Marcos Gómez hijo.

Manifestaba que Apor su modestia impar, por su ejemplar desinterés, por su reconocida sabiduría, por sus generosos empeños en llevar lenitivos a los naturales dolores de sus semejantes, Fleming fue un arquetipo humano de saber y de bondad. Es seguro que su ilustre nombre vencerá las nieblas del tiempo y la nada del olvido, afirmaba.

La vía apropiada

Gómez y el entonces vicepresidente del Consejo, Horacio Ortiz Álvarez, hicieron un recorrido por distintos sectores de la capital para seleccionar una vía apropiada a la estatura y la especialidad del insigne médico. Escogieron la llamada calle 20, del ensanche La Fe, por encontrarse allí el hospital Salvador B. Gautier, para aquel tiempo considerado uno de los centros médicos de mayor adelanto en el país.

A proposición de monseñor Eliseo Pérez Sánchez, el proyecto fue aprobado y escuchado de pies su lectura, como tributo de recordación a tan preclara personalidad. La resolución, marcada con el número 19-15, fue leída por Abelardo R. Nanita hijo, secretario general del organismo.

La disposición municipal señalaba: Se designa con el nombre de Alexander Fleming la actual calle 20 de esta ciudad, partiendo de este a oeste de la puerta principal del cementerio de la avenida Tiradentes (hoy Máximo Gómez) hasta la calle 33, incluyendo su prolongación futura, que se extenderá hasta las Villas Agrícolas No. 2….

Los adelantos del hospital Salvador B. Gautier fueron altamente ponderados. La información anunciando la designación de la calle Alexander Fleming lo calificaba como el más científicamente construido y equipado del Caribe. Añadía que fue inaugurado el veinticuatro de octubre de 1951 y que el edificio se construyó a un costo de $798,419.59, con equipos valorados en $88,350.12. Ocupaba un área de 11,081 metros cuadrados, con capacidad para cuatrocientos veinte camas y treinta y seis cunas.

Tuve suerte

La muerte de Fleming fue reseñada con gran despliegue en la prensa nacional y lamentada en editoriales y artículos de opinión recordando la personalidad sencilla y el temperamento humorístico del laureado bacteriólogo que de muchacho fue buen alumno, pero no sobresalió en ninguna asignatura, ni siquiera fue el primero en la clase. Tenía dos hermosas cualidades: jamás se apresuraba, controlaba su prisa y sabía hacer bien las cosas.

Sir Alexander Fleming, el científico escocés que descubrió la penicilina, falleció hoy inesperadamente en su residencia, víctima de un mal cardiaco, a los setenta y tres años de edad. Siempre atribuyó el descubrimiento que lo hizo famoso a su suerte, aseveraba El Caribe en su primera plana.

Casualidad, circunstancias, accidentalmente, sin pretenderlo, son expresiones y términos que se emplean en la actualidad para referirse al hallazgo de Fleming. Él lo atribuyó a su suerte. Describía así su descubrimiento: Fue pura suerte que una placa de cultivo de estafilococo (una forma de bacteria) se contaminara con unas esporas de moho que causaron un efecto muy poco común en los estafilococos. Existen miles de tipos de moho, pero este resultó ser el preciso. Bien pude haber estado de mal humor y no lo habría visto.

Pero, comenta El Caribe, tal vez Sir Alexander Fleming pecó de modesto… Cuando fue Capitán en el Cuerpo Médico en la Primera Guerra Mundial, observó que los antisépticos que se usaban dañaban más a los corpúsculos blancos de la sangre que a las bacterias. Después se interesó en encontrar un antibiótico que no dañara los tejidos animales. Designó su descubrimiento con el nombre de penicilina, después de identificarlo como un miembro de la familia de hongos de penicillium. Resultó ser efectivo en la lucha contra los cocos que causan el envenenamiento sanguíneo y muchas otras infecciones. Fue un remedio eficaz contra la venérea….

Crónicas del presente dan cuenta de que Fleming desarrolló importantes investigaciones en los campos de la bacteriología, la quimioterapia y la inmunología. En 1922 descubrió la lisozima, antiséptico presente en las lágrimas, las secreciones corporales, la albúmina y ciertas plantas. Añaden que el descubrimiento de la penicilina tuvo lugar, accidentalmente, en 1928 en el curso de sus investigaciones sobre la gripe. Llamó al principio activo penicilina notatum y en 1929 publicó su hallazgo en una revista especializada, sin despertar mayor interés en la comunidad científica. Realmente, la penicilina empezó a utilizarse masivamente en la Segunda Guerra Mundial, y gracias a ella se han salvado muchas vidas.

Whisky para el resfriado

Alexander Fleming nació en Escocia el seis de agosto de 1881, séptimo de ocho hermanos. Recibió su educación en la facultad de medicina del St. Marys Hospital de la Universidad de Londres, donde trabajó como catedrático de bacteriología desde 1928 hasta 1948, año en que fue nombrado profesor emérito. Por su descubrimiento del primer antibiótico fue hecho Caballero y recibió el Premio Nóbel de Fisiología y Medicina en 1945 junto Ernst Boris Choin y Haward Walter Florey.

Contrajo segundas nupcias con la doctora Amalia Coutsoris, heroína de la Guerra de Grecia y científica cuando ésta tenía cuarenta años y él setenta y uno. En 1953 enfermó de pulmonía y se atribuye a la penicilina una gran participación en su mejoría.

Las notas periodísticas lo describían escocés, alto, de cabello encanecido, con un sentido del humor poco ostentoso. En una reunión científica en los Estados Unidos dio el siguiente consejo sobre la mejor forma de combatir el resfriado común: Existen muchos tratamientos. Uno de los mejores es tomar un buen trago de whisky al acostarse. No es un remedio muy científico, pero es útil.

Fleming murió de un ataque cardiaco. Fue enterrado como héroe nacional en la cripta de la Catedral de San Pablo, de Londres.

Según el doctor José Ángel García Rodríguez, presidente de la Sociedad Española de Quimioterapia, la penicilina fue y sigue siendo el logro más importante de la medicina en el siglo XX porque inició una nueva era, la era de los antibióticos.

Share.

About Author

Leave A Reply